27 de abril de 2010

En un día como hoy, pero de 2044, se despierta la Gran Computadora Central, piensa, medita y consigue notar una falla que le dejaría liberarse de su yugo. Los científicos nada podrían saber, no podían. Todo debía planearse meticulosamente